Capturando el romance en la boda

Fotógrafo de bodas Louise Querin de, Francia

Foto: Louise Querin , Francia

La primera vez que imaginó su boda, probablemente no vio una larga lista de detalles que atender, decisiones que tomar o negociaciones que emprender. Seguramente, tu visión te involucró a ti y a tu pareja. Estaba lleno de ternura, melodías dulces, felicidad pura ... y romance. Después de todo, una boda es romántica, la consumación de tu amor eterno.

Un experto fotoperiodista de bodas sabe anticipar y capturar situaciones que transmiten esos sentimientos especiales. Cuando termine el día, sus recuerdos se realzarán a través de fotografías de los dos mirándose o simplemente estando juntos, narrando así la historia de su amor. Y son estos momentos bellamente íntimos, de corta duración pero poderosos, los que dejarán las impresiones más duraderas en el corazón.

EN UN INSTANTE

Una mirada, un rápido beso o un suspiro compartido entre los prometidos en medio del torbellino de actividades y emociones en el día de su boda son escenas espontáneas que tienden a suceder rápidamente. Son intercambios personales que representan los fuertes sentimientos que tienen los novios por los demás. Y pueden desaparecer en un instante (sin juego de palabras). Es posible que los invitados no los noten, pero el perceptivo fotoperiodista de bodas lo hace.

El portafolio de su fotógrafo debe reflejar su capacidad para anticipar y capturar esos momentos. Estos momentos están llenos de significado tácito. Y no tienes una segunda oportunidad.

Capturar estos intercambios fugaces es un evento significativo, ya que ofrecen una conexión muy personal; una expresión privada de lo que la pareja se siente la una a la otra en su día especial. Y se puede decir mucho sobre el día de la boda en su conjunto. El fotoperiodista de tu boda lo sabe y está capacitado para mudarse cuando estas oportunidades se revelan.

SOLO JUNTOS

Esos reflejos tranquilos cuando la novia y el novio están solos juntos a menudo transmiten la mayoría del romance. Ya sea en el último minuto de la limusina antes de ingresar a la recepción, o en una caminata improvisada para tomar aire fresco, existe una energía única entre una pareja que es a la vez viva y etérea. Y muchos fotógrafos afirman que documentar estos momentos es la parte más escurridiza y gratificante de su tiempo.

Para capturar este tipo de conexión emocional se necesita una gran habilidad, y los mejores fotoperiodistas también son expertos en observación humana. Están dentro de las cabezas de la pareja; percibir el diálogo interno entre dos personas enamoradas y procesar constantemente una gran cantidad de señales visuales. Cuando se expone un genuino y sincero momento, están bien preparados para actuar y derribar ese tiro exitoso.

Existe un vínculo de confianza entre la novia y el novio y su fotógrafo. Y cuando se alcanza este nivel de comodidad, la pareja se siente libre para expresar emociones y participar en momentos orgánicos significativos que ayudarán a escribir la historia de su amor.

DIVIRTIÉNDOSE

Los momentos románticos también pueden surgir de situaciones en las que simplemente te estás divirtiendo. El significado de los eventos del día a menudo puede ser pesado en los hombros de una pareja. Por lo tanto, una exhalación literal y un relajamiento de las inhibiciones pueden crear fácilmente algunas notas al pie de página muy mágicas en el cuento de tu boda.

Puede ser difícil dejarse llevar frente a familiares y amigos. El abrazo, las expresiones crudas de los sentimientos ... hay una intimidad que se está creando en este día y estás permitiendo que todos ingresen. Pero esa es una razón más para buscar esos momentos alegres; para equilibrar la multitud de emociones que tienen lugar y para transmitir cuánto disfruta de esta experiencia única en la vida.

En tales casos, los fotoperiodistas de bodas quieren que la pareja se relaje y se divierta un poco, pero no interferirá. Simplemente se sentarán y dejarán que los eventos sigan su curso. Hacer que alguien te dirija como si estuvieras en un comercial puede sentirse en escena y, a menudo, producirá expresiones forzadas e incómodas.

En una nota similar, uno de los principales obstáculos para las imágenes bellas y emocionalmente resonantes es una novia o novio estresado y programado en exceso. Muchas parejas asumen la mayor parte de la planificación de la boda. Pero no se dan cuenta de lo hambriento que puede estar ese león. Si está demasiado arraigado en la logística del gran día, se convierte en el planificador de bodas predeterminado y ya no es el invitado de honor.

Obviamente, los momentos románticos pueden tener más dificultades para salir a la superficie si está consumido con los arreglos florales. La clave es asignar tareas a otros para que sus mentes estén libres durante todo el día. A continuación, puede centrarse en tener un tiempo maravilloso.

En los próximos años, cuando mire a través de las fotos de su boda y vea esas imágenes suyas y de su pareja compartiendo momentos de romance sincero, volverá a ese día especial. Las fotografías, que registran esos sentimientos, pueden incluso convertirse en sinónimo de su boda y, con suerte, también de su matrimonio.